2 abr. 2013

En tiempo de Pascua




Iniciamos el tiempo de Pascua, la fiesta cristiana que es el centro de la fe que profesamos. Durante estos 50 días celebramos que Cristo ha resucitado, expresado de manera permanente en el Cirio Pascual, encendido durante la Vigilia de la noche del Sábado Santo, colocado en un lugar principal, junto al ambón, bien visible para todos los fieles. Durante este tiempo el templo se adorna de la manera más bella posible, con flores, velas y otros adornos, expresando así la alegría de la Iglesia por la resurrección de su Esposo. En la Eucaristía, se leen los libros del Nuevo Testamento, remarcando así la novedad de la Buena Noticia anunciada por Cristo, culminación de las antiguas promesas hechas a los profetas y patriarcas. El sacerdote utiliza vestiduras blancas en todas las celebraciones.

Durante este tiempo se celebran diversas solemnidades, como la de la Ascensión del Señor a los cielos, el VII domingo de Pascua; o la de Pentecostés, fiesta con la que se finaliza este tiempo litúrgico. Este año, al haber caído el 25 de marzo en Lunes Santo, se traslada la solemnidad de la Anunción del Señor al lunes 8 de abril, que celebrará nuestra cofradía D.m. ante nuestra Patrona. 

Tras el período de la Semana Santa, diversas cofradías han querido tener un detalle con nuestra Patrona. La Hermandad Penitencial del Cristo del Espíritu Santo, por acuerdo de su Cabildo Menor, regaló a la Virgen de la Concha un centro de las flores utilizadas en su último besapies. La Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias también regaló una de las rosas de su paso para la Virgen, la cual sostiene en su mano izquierda. A ambas corporaciones, nuestra cofradía les agradece su gesto y su filial devoción por la Patrona de la ciudad y de la Junta Pro Semana Santa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario