5 mar. 2014

Cuaresma: Hágase en mí según tu palabra


Iniciamos el tiempo de la Cuaresma con la celebración del Miércoles de Ceniza, día de ayuno que alcanza su plenitud con la oración y la caridad. Vestimos con el terno morado a Nuestra Señora, como símbolo del tiempo litúrgico que iniciamos, el cual finalizará con la celebración de la víspera del Triduo Pascual, en la hora vespertina del Jueves Santo.


El papa Juan Pablo II, cuyas palabras nos están acompañando en este ciclo litúrgico, se refería a la santísima Virgen en la meditación de la cuarta estación en el Vía Crucis del año 2000:

Cuando en el camino hacia la cruz encontró a su Hijo, quizás le vinieron a la mente precisamente estas palabras. Con una fuerza particular. «Reinará.... Su reino no tendrá fin», había dicho el mensajero celestial. Ahora, al ver que su Hijo, condenado a muerte, lleva la cruz en la que habría de morir, podría preguntarse, humanamente hablando: ¿Cómo se cumplirán aquellas palabras? ¿De qué modo reinará en la casa de David? ¿Cómo será que su reino no tendrá fin? Son preguntas humanamente comprensibles. María, sin embargo, recuerda que tiempo atrás, al oír el anuncio del Ángel, había contestado: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38). Ahora ve que aquellas palabras se están cumpliendo como palabra de la cruz. Porque es madre, María sufre profundamente. No obstante, responde también ahora como respondió entonces, en la anunciación: «Hágase en mí según tu palabra». De este modo, maternalmente, abraza la cruz junto con el divino Condenado. En el camino hacia la cruz. María se manifiesta como Madre del Redentor del mundo. “Vosotros, todos los que pasáis por el camino, mirad y ved si hay dolor semejante al dolor que me atormenta” (Lm 1,12). Es la Madre Dolorosa la que habla, la Sierva obediente hasta el final, la Madre del Redentor del mundo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario