23 oct. 2012

El concierto solidario recauda 1179, 37 euros para la Bolsa de Caridad

El Encinar de Peromingo
Una gran fiesta solidaria, donde la alegría, el buen hacer del mejor folclore, la generosidad de los zamoranos y el ambiente de fraternidad, fueron los protagonistas de la jornada. La jornada desarrollada en el auditorio del Centro Cultural de Caja España-Duero se cerró con 1179,37 euros que serán destinados íntegramente a los fondos de la Bolsa de Caridad de nuestra cofradía, la cual apoya una labor imprescindible en época de crisis: el trabajo de Cáritas parroquial de San Juan y San Vicente y el Hogar Madre Bonifacia.


A la entrada, un cuadro de la Virgen de la Concha recibía a los asistentes, como anfitriona de lo que allí iba a suceder. Las urnas poco a poco iban recibiendo los donativos de los asistentes, pasando a disfrutar de El Encinar de Peromingo, Cantigas Aos Domingos, Jambrina y Madrid, y Ringorrango, de Zamora, grupos que aceptaron la propuesta de la vocalía de Caridad de nuestra Cofradía para actuar de forma totalmente desinteresada. 
 
Cantigas Aos Domingos
Nuestra hermana Ana Pedrero hizo de presentadora, hilando en su discurso el fin solidario de la jornada, la historia de cada grupo y las referencias a nuestra Cofradía. De manera muy especial, con el corazón que Ana pone en cada letra, destacó la ausencia de nuestra hermana Teresa, recientemente fallecida y miembro de Cantigas Aos Domingos, formación que también recordó a su compañera. 

El festival se inició con el grupo El Encinar, del pueblo salmantino de Peromingo, que ofrecieron varias charradas, danzas de paloteo, de cintas y el canto de las Panaderas, que rememora las canciones que se entonaban en el momento de amasar el pan. Cantigas Aos Domingos ofreció un interesante itinerario por la música popular portuguesa, desde cantos en mirandés de la Terra de miranda, como el Tirioni, a tonadas de la región la Beira Baixa, como el Milho Verde, o del Alentejo, como “Menina estas à janela”. Al finalizar entonaron algunas piezas de nuestro folclore como “El jardin de la Hierbabuena”. 

Jambrina y Madrid con Ringorrango
Pablo Jambrina y Alberto Madrid dieron una lección magistral de folclore, utilizando diversos instrumentos musicales, como gaita, zanfoña, dulzaina e incluso una paja de centeno. Interpretaron un repertorio muy variado, desde jotas a muñeiras o coplillas. La última pieza, la Jota y brincao de Palazuelo de las Cuevas, la compartieron con el último grupo, Ringorrango, quién inicio su interpretación en solitario con la obra que les da nombre, para seguir con diversas piezas como seguidillas coplas, y sus peculiares “ajecharros”, fusión de ritmos, sones y letras de diversas tradiciones locales que dan seña de identidad a su proyecto “floclore histérico”. 

Como no podía ser de otra forma Alberto Janbrina y Pablo Madrid, acompañados al tambor por Urbano Mozo, entonaron la marcha de la Concha al cierre del festival, a la que se incorporaron los cuatro grupos con sus percusiones poniendo el broche de oro al festival. 


En nombre de la Cofradía, el Presidente, Florián Ferrero agradeció la presencia de los grupos, también de los patrocinadores Caja España-Duero, Pedro Galende, Bodegas Fariña y Estudio Mynt, e invitó a todos los presentes a seguir colaborando con nuestra Hermandad. Al grito de ¡Viva la Virgen de la Concha! se cerró un día inolvidable en el que se demostró que ayudar a los más necesitados es también una fuente de alegría y fraternidad.


Cofradía de Nuestra Señora de San Antolín o de la Concha

No hay comentarios:

Publicar un comentario