20 abr. 2014

Pascua: Resucitó el Señor.


El Triduo Santo se inicia con la víspera en la tarde del Jueves Santo, y forma una unidad desde la celebración de la Cena del Señor, el oficio de la Pasión de Cristo hasta la Vigilia Pascual. Se inicia así un nuevo tiempo en la que celebramos al Señor Resucitado, durante el cual la Liturgia nos lo mostrará triunfante, presente y vivo en medio de la Iglesia naciente.

El Evangelio nos muestra a María en medio de la primera comunidad, rezando y esperando junto a los apóstoles, perseverando desde la cruz hasta el día de Pentecostés. A Ella, el beato Juan Pablo II le reza:

¡Dichosa tú, María, testigo silencioso de la Pascua! Tú, Madre del Crucificado resucitado, que en la hora del dolor y de la muerte tuviste encendida la lámpara de la esperanza, enséñanos también a nosotros a ser, entre las contradicciones del tiempo que pasa, testigos convencidos y gozosos del perenne mensaje de vida y de amor que trajo al mundo el Redentor resucitado

Mensaje Urbi et Orbe 2004.


Durante este tiempo litúrgico la Stma. Virgen de la Concha viste el conjunto estrenado para la procesión extraordinaria del Jubileo de la Encarnación en el año 2000, realizado en tejido de color amarillo pálido, por su parte el Niño Jesús luce una túnica de seda blanca, color litúrgico de la Pascua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario