25 ago. 2015

Reliquia del beatro fray Leopoldo de Alpandeire



El pasado mes de julio nuestro hermano Alejandro Pérez, novicio de la orden de los capuchinos, ha entregado a nuestra cofradía un medallón y unas reliquias del beato fray Leopoldo de Alpandeire, muy venerado en Andalucía. 

Este fraile capuchino fue beatificado en el año 2010 en Granada, donde pasó buena parte de su vida como fraile. Nació en 1864 en la localidad malagueña de Alpandeire, siendo su nombre Francisco Tomás de San Juan Bautista Márquez Sánchez. Su familia se dedicaba a las labores del campo, trabajando en su juventud en labrar la tierra, pastorear ganado o ir a la vendimia. Confirmado de adulto, a los 27 años, por el beato obispo Marcelo Spínola, ingresó en el noviciado de Sevilla en 1899 para ser fraile lego, es decir, realizar las tareas más sencillas y humildes. Su profesión solemne la realizó en Granada en 1903, siendo designado limosnero, una tarea dura que le hará recorrer los pueblos de varias provincias solicitando limosna para su convento. 

Realizará esta misión con mucha alegría y siempre sin quejarse, aceptando por “amor a Dios” cualquier cosa que le daban y compartiendo con los pobres mucho de lo que conseguía. Era muy devoto de la Virgen, a la que le rezaba las tres avemarías características de los capuchinos, y que recomendaba a todos en sus necesidades. Fue muy querido por su sencillez y por llevar consuelo a muchas familias y a muchos hogares. Murió en Granada el 9 de febrero de 1956, dejando una profunda huella de santidad en sus hermanos capuchinos y en todo el pueblo de Granada. La reliquia de este beato, un trozo de su túnica, será expuesta en la iglesia de San Antolín durante el novenario en honor de Nuestra Señora de la Concha.



No hay comentarios:

Publicar un comentario