9 jul. 2014

Crónica de la Solemnidad del Corpus Christi

Finalizamos las crónicas relativas a los actos celebrados durante el mes de junio con la celebración de la solemnidad del Corpus Christi.


https://www.flickr.com/photos/cofradiadelaconcha/sets/72157644978861597/
Mayordomos del año 2014 en la procesión.

La Cofradía de Nuestra Señora de San Antolín o de la Concha celebró un año más con gran entusiasmo la solemnidad del Corpus Christi. La cofradía participó de forma activa en los actos programados por el Cabildo de la S.I.Catedral, que dieron comienzo a las 10:30 horas con la celebración de la Santa Misa Pontifical presidida por D. Gregorio Martínez Sacristán, obispo de Zamora.  Tras la función religiosa dió comienzo la solemne procesión con el Santísimo Sacramento manifiesto en la custodia que realizará Pedro de Ávila en 1515. En la procesión del Corpus Christi nuestra cofradía tiene el honor de siturarse en el último tramo antes de la custodia, desfilando delante de la cofradía del Corpus Christi de la Catedral. El tramo de representación estaba formado por el pendón de la cofradía, junta directiva y los mayordomos del año portando hachas de cera roja, tal y como era costumbre en nuestra cofradía hasta comienzos del siglo XX. El pertiguero de nuestra cofradía abre el tramo litúrgico que acompaña al carro triunfante, de esta forma se mantiene una representación de Nuestra Señora antecediendo a la Custodia como lo hiciera durante varios siglos cuando la Virgen de la Concha formaba parte del Cortejo precediendo al Stmo. Sacramento.

La procesión discurrió por el recorrido acostumbrado, que había sido alfombrado con hierbas aromáticas por los miembros de la Cofradía del Corpus Christi. Al paso del Señor Sacramentado se erigieron varios altares efímeros, continuando el proceso de recuperación de la solemnidad de esta celebración. Este año se sumaron al altar de las hermanas del Amor de Dios en la fachada de su residencia los erigidos por el Convento del Corpus Christi y la Junta Pro Semana Santa, instalado en la fachada del Ramos Carrión y que estuvo presidido por el paso de la Santa Cruz. La procesión continúo hasta la Plaza Mayor donde la Virgen de la Concha esperaba la llegada del Santísimo Sacramento.

https://www.flickr.com/photos/cofradiadelaconcha/sets/72157644978861597/
Pértiga de la cofradía abriendo el tramo litúrgico.

Un año más nuestra cofradía erigió el altar para la Estación Solemne ante Cristo Sacramentado que se realiza en la Plaza Mayor. Desde primera hora de la mañana un grupo de cofrades se encargó de la construcción el altar efímero ante la fachada del Ayuntamiento de Zamora. En esta ocasión el altar estaba compuesto por una altar principal y dos altares laterales, en los que se colocaron las imágenes de san Ildefonso y san Atilano que conserva el Ayuntamiento. La mesa de altar se encontraba exornado, conforme a las normas litúrgicas, con el antipedio blanco de la cofradía, seis candelabros de bronce de principios de siglo y el manifestador de plata de la iglesia de San Vicente. Tras ella se dispusieron sobre las grandas varios candelabros con cera roja y las ánforas de plata, presidiendo el montaje la imagen del Niño Jesús bajo dosel. El altar se coronaba con la imagen de la Stma. Virgen de la Concha que se encontraba entronizada en el balcón de la casa consistorial, adornada para la ocasión con varios colgaduras de nuestra cofradía.

https://www.flickr.com/photos/cofradiadelaconcha/sets/72157644978861597/
Estación en el altar erigido por la cofradía.
En torno a las 12:30 el señor Obispo accedió al altar con la custodia de mano de la S.I.Catedral quedando expuesto el Stmo. Sacramento a la veneración de los fieles, que entonaron piadosamente el Tantum Ergo mientras S.Divina Majestad era incesada. D. Gregorio Martínez, visiblemente emocionado, agradeció la implicación de las instituciones que cada año contribuyen a engrandecer la celebración que la ciudad tributa al Stmo. Sacramento. La estación culminó con la bendición solemne, reanudándose la procesión hasta la iglesia de San Juan de Puertanueva, donde tendría lugar la reserva. En esta ocasión el traslado se realizó bajo palio, escoltado por la Cofradía Sacramental de San Juan y San Vicente. Tras la reserva solemne, los gigantes y gigantillas de la ciudad rindieron su particular homenaje a la Patrona de Zamora realizando sus bailes ante el altar con las veneradas imágenes. Seguidamente se procedió a trasladar a la Stma. Virgen de la Concha y al Niño Jesús al salón de plenos, para presidir la  Misa que celebra cada año la capellanía del Ayuntamiento.


Las celebraciones del Corpus Christi culminaron con la procesión de la Stma. Virgen de la Concha a la iglesia de San Vicente, tras casi veinte días en la iglesia de San Antolín la Patrona de Zamora regresaba a su sede habitual. La procesión bordeó la Plaza Mayor, según es costumbre, accediendo al templo parroquial a través de la plaza del Fresco. Tras el himno nacional, los cofrades y devotos iniciaron el canto de la Salve mientras las andas de la Virgen recorrían los últimos metros hasta el presbiterio.


La Virgen de la Concha a la salida del Ayuntamiento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario